El culo de la Beyoncé

entrada medias2

*Basado en hechos reales,  me lo han contado por ahí 😉

Esta noche toca fiesta,  llevas toda la tarde decidiendo que te pones después de vaciar el armario y determinar que no tienes nada pero nada decente que ponerte.
La camisa blanca te marca la lorza,   la blusa verde ha debido de encoger,  eliges el vestido negro (¡¡¡Little Black Dress,  te elijo a ti!!! leer con voz de jugador de Pokemon)  siiii,  ese vestido que te hace tipazo,  que  hace que tu delantera sea mejor que la tripleta del Barça.
Y qué mejor para conseguir el  Total Look que  embutirte en una medias reductoras,  de  esas que te meten tripa,  reducen  muslo y te  ponen el culo de  la Beyoncé.
Si,  lo sé,  tengo trauma con las medias.  Son mi único tema de conversación últimamente.
Te enfundas las medias y estás perdida,  olvídate de respirar (para qué,  está sobrevalorado, ya lo haces a diario y no te ha ido mejor la vida), desecha la idea de comer algo más  grande que una aceituna y espero que tu vejiga tenga el tamaño de un balón porque te las has puesto y… ¿Serás capaz de bajártelas en el baño de un garito,  mientras que sujetas el bolso,  aguantas la puerta y te limpias con un  klinex  y volvértelas  a subir?
Abogo  desde este púlpito  para que las medias compresoras diseñadas por el mismísimo diablo lleven un agujero abajo para  mear (o lo que surja).

 

Anuncios

¿Y tú que piensas? Déjame tu comentario, me hace ilusión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s