Wellness /vida sana

 

Tengo una relación de amor-odio con el deporte. No consigo que me enganche. Me apunto al gimnasio por temporadas, más porque creo que debo hacerlo que por amor al culto al cuerpo. Y como no me gusta, pues me canso. Me aburre soberanamente hacer pesas, montar en la bicicleta estática, la cinta de correr me horroriza directamente… Y las clases que me pueden gustar como pilates, body combat o yoga son difíciles de seguir cuando no tienes continuidad (por el rollo de los turnos)

Que me voy del tema. Pues que a mi hermana pequeña en febrero le pareció buena idea que  nos apuntásemos las Dachi-hermanas a la Carrera de la Mujer (por Mayo). Y yo con mi fondo de mierda flojo. Pero me puse piernas a la obra saliendo a correr un par de días a la semana por el campito, viendo como el trigo crecía, verdeaba, se secaba y lo recolectaban.

Y llegó el día C (de carrera) y salió todo fenomenal. Con lluvia y todo llegué a la meta, 6 km, no estaba tan “en la mierda” como me decían por ahí, me sentí genial. Es cierto eso que dicen de que el grupo te lleva, te arrastra, sacas fuerzas de donde no las tienes, el público te jalea y llegas a la meta feliz y empapada.carrera-mujer

Después, aunque ya no tenía carrera que hacer, seguí corriendo, no como Forrest, pero si un par de días a la semana las semanas que trabajo de tarde.

Mientras afianzaba el nuevo hobbie, mis compis de trabajo hablaban de “como mola el camino”, “este año lo vuelvo a hacer” y ya no se me quitaba de la cabeza el querer experimentar por mí misma eso de “El Camino”. Busqué compañera y dejé que pasaran los meses hasta que llegó agosto, se unió otra amiga más para completar el triplete y nos fuimos para Santiago. Ainnnss, no importa lo que sufrí (que fue mucho), ni lo que me dolieran las piernas, los pies, las pestañas porque mereció la pena y mucho, tanto que el año que viene seguro que cae otro camino. Bueno, el camino da para otro post que algún día terminaré porque es tanto lo que se siente que es muy difícil plasmarlo negro sobre blanco.

Y me he vuelto a ir del tema, vamos, que me ha molado esto de correr y ya he hecho un par de carreras: una de 5 km y la última de 10: reventá acabé pero la terminé 5 minutos por debajo de lo que yo creía; la 14 contando por atrás, justo por delante del primer clasificado de la media maratón, me dió un cólico al llegar  a casa,  los cuadricéps los tengo machacados, intentar subir una escalera es un suplicio (y no os cuento bajar, parezco Chiquito de la Calzada).

tumblr_nxgog5dkrc1tza8huo1_400

Mientras corro me evado, sólo pienso en acompasar la respiración, en llegar cada día un poco más lejos, en el cuerpazo que se me va a quedar el día que estos kilos de más que han decidido resistirse a abandonar mi cuerpo se vayan para siempre y poder sentirme radiante a mis 40 😆😆😆

sara-beer-run

 

Anuncios

¿Y tú que piensas? Déjame tu comentario, me hace ilusión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s