Buen Kamino

Siguiendo el caos que me gobierna, el año pasado realizamos el camino de Santiago comenzando por el final: de Santiago a Muxía.

Una experiencia brutal, tan gratificante y hermosa que este año hemos decidido hacer por una vez las cosas como se deben hacer, comenzando por el principio.

La idea de encontrarme conmigo misma, en contacto con la naturaleza me seduce cada vez más.

Así que nos liamos la manta a la cabeza y vamos a recorrer los 138 km que separan Roncesvalles de Logroño, con la expectativa de pararnos en cada río para refrescarnos los pies, beber en las fuentes (bueno, esto a lo mejor no, que trae efectos colaterales no deseados), parando a comer cuando tengamos hambre y a descansar cuando las fuerzas nos fallen. Haciendo mil y una fotos de los bosques, de las casas, de todas las maravillas que vas encontrando.

Y es que a pesar de todos los inconvenientes merece la pena. Los dolores de pies y de piernas se pasan pero te queda la sensación de plenitud cuando piensas que ya puedes más y sacas fuerzas de donde no las tienes para terminar la etapa, cuando el espíritu del camino te atrapa y con cualquiera que te cruzas le dices “¡Buen camino!”.

Cuando te das cuenta de todo superfluo que nos rodea, cuando en la mochila llevas lo justo y aún así crees que hay cosas que te sobran.

entrada-perfectas-1

Anuncios

¿Y tú que piensas? Déjame tu comentario, me hace ilusión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s