Buen Kamino

Siguiendo el caos que me gobierna, el año pasado realizamos el camino de Santiago comenzando por el final: de Santiago a Muxía.

Una experiencia brutal, tan gratificante y hermosa que este año hemos decidido hacer por una vez las cosas como se deben hacer, comenzando por el principio.

La idea de encontrarme conmigo misma, en contacto con la naturaleza me seduce cada vez más.

Así que nos liamos la manta a la cabeza y vamos a recorrer los 138 km que separan Roncesvalles de Logroño, con la expectativa de pararnos en cada río para refrescarnos los pies, beber en las fuentes (bueno, esto a lo mejor no, que trae efectos colaterales no deseados), parando a comer cuando tengamos hambre y a descansar cuando las fuerzas nos fallen. Haciendo mil y una fotos de los bosques, de las casas, de todas las maravillas que vas encontrando.

Y es que a pesar de todos los inconvenientes merece la pena. Los dolores de pies y de piernas se pasan pero te queda la sensación de plenitud cuando piensas que ya puedes más y sacas fuerzas de donde no las tienes para terminar la etapa, cuando el espíritu del camino te atrapa y con cualquiera que te cruzas le dices “¡Buen camino!”.

Cuando te das cuenta de todo superfluo que nos rodea, cuando en la mochila llevas lo justo y aún así crees que hay cosas que te sobran.

entrada-perfectas-1

Anuncios

Operación bikini 2017 (o bañador de cuello vuelto)

Ay, mai frends, qué pocas ganas de quitarme la ropa. Y no, no es que me quiera hacer exhibicionista ni nada de eso, es que ya es primavera, lo ha dicho el Corte Inglés y este tiempo loco de abril, que nos deja días de 27ºC invita a dejar al descubierto las lorcis.

Pero es que no se por qué, porque llevo un año corriendo y comiendo lo mismo de siempre y los kilos en vez de disminuir, aumentan.

Bueno, que esto solo es una introducción para contaros que al igual que me puse el año pasado a correr, que he ido poco a poco y ya se ha convertido en hábito, ahora quiero comenzar a cuidar mi alimentación.

No voy a hacer una dieta estricta porque me agobia, me entra la ansiedad y al final no consigo nada. Más bien voy a marcarme pasos diarios o semanales para afianzar los cambios.

Mi plan de acción para las próximas semanas es:

  • Como no como nada de fruta, comer al menos 1 pieza de fruta diaria.
  • Reducir el consumo de pan (aunque no lo voy a dejar por completo, para mi es un must have de mi vida)
  • Menos plato y más zapato, incrementar el tiempo de ejercicio diario.

Y espero llegar al verano con un cuerpo más sano.

Por cierto gente, ¿quién se anima a acompañarme en esta aventura? Así nos animamos mutuamente, buscamos dietas, elaboramos planes de acción factibles y reales…

Si te interesa, deja un comentario aquí, en facebook o me mandas un mail a sara.dachs@gmail.com

Muaksss

Wellness /vida sana

 

Tengo una relación de amor-odio con el deporte. No consigo que me enganche. Me apunto al gimnasio por temporadas, más porque creo que debo hacerlo que por amor al culto al cuerpo. Y como no me gusta, pues me canso. Me aburre soberanamente hacer pesas, montar en la bicicleta estática, la cinta de correr me horroriza directamente… Y las clases que me pueden gustar como pilates, body combat o yoga son difíciles de seguir cuando no tienes continuidad (por el rollo de los turnos)

Que me voy del tema. Pues que a mi hermana pequeña en febrero le pareció buena idea que  nos apuntásemos las Dachi-hermanas a la Carrera de la Mujer (por Mayo). Y yo con mi fondo de mierda flojo. Pero me puse piernas a la obra saliendo a correr un par de días a la semana por el campito, viendo como el trigo crecía, verdeaba, se secaba y lo recolectaban.

Y llegó el día C (de carrera) y salió todo fenomenal. Con lluvia y todo llegué a la meta, 6 km, no estaba tan “en la mierda” como me decían por ahí, me sentí genial. Es cierto eso que dicen de que el grupo te lleva, te arrastra, sacas fuerzas de donde no las tienes, el público te jalea y llegas a la meta feliz y empapada.carrera-mujer

Después, aunque ya no tenía carrera que hacer, seguí corriendo, no como Forrest, pero si un par de días a la semana las semanas que trabajo de tarde.

Mientras afianzaba el nuevo hobbie, mis compis de trabajo hablaban de “como mola el camino”, “este año lo vuelvo a hacer” y ya no se me quitaba de la cabeza el querer experimentar por mí misma eso de “El Camino”. Busqué compañera y dejé que pasaran los meses hasta que llegó agosto, se unió otra amiga más para completar el triplete y nos fuimos para Santiago. Ainnnss, no importa lo que sufrí (que fue mucho), ni lo que me dolieran las piernas, los pies, las pestañas porque mereció la pena y mucho, tanto que el año que viene seguro que cae otro camino. Bueno, el camino da para otro post que algún día terminaré porque es tanto lo que se siente que es muy difícil plasmarlo negro sobre blanco.

Y me he vuelto a ir del tema, vamos, que me ha molado esto de correr y ya he hecho un par de carreras: una de 5 km y la última de 10: reventá acabé pero la terminé 5 minutos por debajo de lo que yo creía; la 14 contando por atrás, justo por delante del primer clasificado de la media maratón, me dió un cólico al llegar  a casa,  los cuadricéps los tengo machacados, intentar subir una escalera es un suplicio (y no os cuento bajar, parezco Chiquito de la Calzada).

tumblr_nxgog5dkrc1tza8huo1_400

Mientras corro me evado, sólo pienso en acompasar la respiración, en llegar cada día un poco más lejos, en el cuerpazo que se me va a quedar el día que estos kilos de más que han decidido resistirse a abandonar mi cuerpo se vayan para siempre y poder sentirme radiante a mis 40 😆😆😆

sara-beer-run

 

Perfectamente imperfecta

entrada PERFECTAS

Lo reconozco, tengo prejuicios.

Dependiendo del tipo de playa, los cánones de belleza son unos u otros. Para mí, la playa es la quintaesencia de lo natural, el lugar donde no te puedes esconder detrás de unas medias compresoras, un sujetador que alza y rellena o de una faja hipermegaapretada y se ve lo que hay: el cuerpo tal cual, ese cuerpo con celulitis, con estrías y con una lorci estratégicamente colocada para que te cuelgue encima de la braguita del bikini y que te hace parecer una magdalena. Ese cuerpo cincelado a base de una dieta poco equilibrada, poco ejercicio y las consecuencias del paso del tiempo, de la gravedad y de algún parto. Si no tienes ni medio gramo de grasa y los músculos torneados que eso también pasa,  esto no va ti, puedes dejar de leer ya mismo.

Pues eso, que en la playa es donde te das cuenta de que tienes un cuerpo imperfecto pero te la sopla te da igual, te sientes libre, sin complejos, te quitas la parte de arriba del bikini para que las lolis se te pongan morenas, como si las fueras ha enseñar por ahí.

Y en este contexto de playa familiar, llena de yayos con los nietos, me sorprende mi vecina de toalla, tomando el sol en topless, con sus 2 pelotas por pechos, demasiado grandes  y redondas para un cuerpo muy pequeño, una mirando para Cuenca y otra para Albacete, con los labios rojos y eyeliner y máscara de pestañas. Posiblemente en Marbella o en Ibiza la que desentonara sería yo pero aquí me tiene hipnotizada.

(Así luces con el maquillaje en la playa, piénsalo)

 

Buenrollismo

 

La red está plagada de fotos con frases de motivación y superación personal. Yo suelo compartirlas a menudo en mis redes sociales ya que muchas veces me inspiran para continuar o simplemente porque me gusta el mensaje que transmiten.

Sin embargo, me siento un fraude. No sigo ni una de las acciones que predican. No me siento fuerte, no soy capaz de seguir mis sueños, ni de sentirme alegre porque sí, no soy una superwoman.

Me enfado con el mundo, con el universo y me dan ganas de decir “y una mierda, el mundo no es de color de rosa, estos momentos solo soy capaz de verlo en tonos grises tirando a negros, y de hecho no me apetece verlo de otra manera. Déjame revolcarme en mis miserias”

 

Menos mal que siempre existen mentes ácidas creadoras de mensajes más reales, porque no siempre podemos estar alegres, positivas. Porque tengo miedos que me paralizan y mosqueos siderales (a veces con razón y otras sin ella)

¡Disfrutad de vuestro día! 😉

 

Me molo

No me gusta la falsa modestia, ni el hacerme la interesante.

El pasado sábado nos hicimos unas fotos en El Retiro como parte de la despedida de soltera de una amiga y, para que negarlo, están fenomenal.

No se con cual quedarme de todas, me veo guapa en cada una de ellas y me pone, me pone mogollón que  me lo digáis, aunque yo ya lo sepa. Vuestros “Me gusta” alimentan mi ego, en ocasiones necesitado de halagos.

Maquillaje:  Roberto de Vistiendo DelaRenta

Peinado: Belén de Ghd

Fotografía: Mil Amores

Buena suerte

Buena suerte es empezar la semana un martes.

Buena suerte es encontrar un billete de 20€ en la funda del abono transportes.

Buena suerte es que haga calorcito y poder bajar dando un paseo por el Retiro hasta Atocha.

Buena suerte es que me queden 5 días para cogerme vacaciones.

Buena suerte es empezar las vacaciones de despedida de soltera.

tumblr_mxpf9cfrut1riopvto1_500

El culo de la Beyoncé

entrada medias2

*Basado en hechos reales,  me lo han contado por ahí 😉

Esta noche toca fiesta,  llevas toda la tarde decidiendo que te pones después de vaciar el armario y determinar que no tienes nada pero nada decente que ponerte.
La camisa blanca te marca la lorza,   la blusa verde ha debido de encoger,  eliges el vestido negro (¡¡¡Little Black Dress,  te elijo a ti!!! leer con voz de jugador de Pokemon)  siiii,  ese vestido que te hace tipazo,  que  hace que tu delantera sea mejor que la tripleta del Barça.
Y qué mejor para conseguir el  Total Look que  embutirte en una medias reductoras,  de  esas que te meten tripa,  reducen  muslo y te  ponen el culo de  la Beyoncé.
Si,  lo sé,  tengo trauma con las medias.  Son mi único tema de conversación últimamente.
Te enfundas las medias y estás perdida,  olvídate de respirar (para qué,  está sobrevalorado, ya lo haces a diario y no te ha ido mejor la vida), desecha la idea de comer algo más  grande que una aceituna y espero que tu vejiga tenga el tamaño de un balón porque te las has puesto y… ¿Serás capaz de bajártelas en el baño de un garito,  mientras que sujetas el bolso,  aguantas la puerta y te limpias con un  klinex  y volvértelas  a subir?
Abogo  desde este púlpito  para que las medias compresoras diseñadas por el mismísimo diablo lleven un agujero abajo para  mear (o lo que surja).

 

Noche de Fiesta (real, como la vida misma)

entrada medias1

Hoy es el día en que se han alineado todos los astros y el cosmos ha querido que esta noche toque salir. De tranquis, a escuchar música y tomar unas cervezas, sin mayores pretensiones.
Y, ya que es un día entre un millón porque he perdido la cuenta de cuando fue la última vez que salí, se me ha metido entre ceja y ceja que me pongo vestido y estreno zapatos.
Por eso, esta mañana al pasar por la sección de las medias, y conociéndome como me conozco me he comprado unas tupiditas para este frío madrileño.
Pues muy bien, al ir a ponerme las me he dado cuenta que las he cogido marrones. Bueno, que no cunda el pánico, alguna tendré por el cajón que me saque del apuro.
Ja! La que no tiene pelotillas, tiene un enganchón, la que no es muy fina…
Y como lo de ponerme el vestido es innegociable, al final me he decido por hacer una mezcla, medias color carne (que por si no lo sabéis aunque no lo parezca abrigan lo mismo que las negras) y encima unas de esas de liga con vida propia, de esas que me van a tener todo el día rezando porque no se me resbalen.
Así que esta noche, noche de labio rojo, pestañaza y tacón, que la noche es joven y yo, también.
Muakkkksss

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 11.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 4 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.